EL FIN DE UNA EPOCA


La llave cuelga aún, prolijamente, esperando el encendido diario.

No hay comentarios: